Toma cultura: "Una Cuestión Personal"

ichi is back

RangoVeterano
Registro
4 Jun 2004
Mensajes
1.549
Reacciones
0
Pongo un fragmento de la impresionante novela "Una cuestión personal" del escritor japonés Kenzaburo Oé, premio Nobel de literatura 1994.

...Al principio se mostró solícito con ella. Pero cuando falló una y otra vez, comenzó a sentir que los sonidos absurdos y el peculiar dolor que provocaban sus intentos fallidos se burlaban de él. La frustración y la rabia le privaron de todo sentimiento, y su ego se agigantó. Al cabo de un rato había olvidado por completo a Himiko, y cuando por fin lo consiguió sólo se concentró en sí mismo, excitado. Algunos pensamientos fragmentados (odio los pechos blandos y los genitales groseros, deseo un orgasmo sólo para mí, no quiero que los ojos de la mujer se fijen en mi cara) atravesaron su mente como metralla: era el preludio del placer. Preocuparse por el orgasmo de la mujer y por no dejarla embarazada, era como agitar el culo desnudo mientras te pones la soga al cuello. Bird lanzó un grito de guerra desde el fondo de su cabeza en llamas: ¡estoy humillando a una mujer de la forma más ignominiosa!. Soy capaz de lo más bajo y ruin, soy la verguenza misma, la masa de carne caliente que mi pene horada en este momento soy yo mismo en realidad, y llegó un orgasmo tan fantástico que su cabeza comenzó a flotar.
Cada convulsión de placer de Bird hacía gritar de dolor a Himiko. Consciente sólo a medias, Bird escuchó sus quejidos. De pronto, como si el odio fuera insoportable, mordió el cuello de la chica. Ella volvió a gritar. Bird abrió los ojos y vio una gota de sangre escurriéndose junto al lóbulo anémico de Himiko.
Bird sólo comprendió el horror de su comportamiento cuando pasó el orgasmo. Se quedó estupefacto. Dudaba que sus relaciones pudieran volver a ser normales tras un coito tan brutal. Acostado sobre su, estómago, respirando entrecortadamente, deseó desaparecer. Pero Himiko le susurró con su voz apacible:
- Ven al cuarto de baño sin tocarte. Yo te arreglaré.
Himiko lo trató como a un inválido paralítico, mientras el miraba a otro lado, ruborizado.
 
el poder ... el poder no cambia a una persona.. simplemente, la revela tal y como es.

me ha gustado :lol:
 
Ichi is back rebuznó:
Preocuparse por el orgasmo de la mujer y por no dejarla embarazada, era como agitar el culo desnudo mientras te pones la soga al cuello.

Muy bueno. Gracias.

Ichi renace...
 
Arriba Pie