... vuelve el temperamento... sigo vivo...

pitercitonorth

RangoVeterano
Registro
11 Jun 2003
Mensajes
1.946
Reacciones
0
Amigos, amigas, vuelvo a mi casa, tras mi duro peregrinar sobre la realidad virtual que se desprende cada vez que el disco duro de mi ordenador deja de rugir incesante, porque la realidad virtual, no nos engañemos, es la que hay fuera de la red... o al menos eso quiero pensar, mientras aguardo mi muerte con paciencia, y voy consumiéndome poco a poco.

Torbe, mándame un privado para quedar en el chat con fecha y hora y realizarme esa prometida entrevista, digna de figurar en el más colosal artículo de tan popular web, cuyos destellos ensombrezcan la rutinaria labor del día a día que deja de pertenecerme, una vez más... con lentitud... tórnase acritud en tales circunstancias.

En ella, quiero manifestar no solamente mi denuncia con pruebas y hechos sobre la comunidad médica-laboratorios-Sanidad y farmcias, lobbys y poderes fácticos a partes iguales que me inculcaron el día menos pensado el virus más letal de cuantos existen, el del apartheid forzoso, el de la muerte lenta y segura que agoniza consumiéndote todo tu cuerpo y provoca tal rechazo que solamente es legible por aquellos que lo sufren, liviano de ser expuesto con palabras por el profuso riesgo a desvirtuar su verdadera esencia.

Otrora rechazo, que por desgracia, y es lo que me diferencia al resto de vosotros, quizás el dudoso honor de entrevistado por la perenne incapaz de salir de mi propia realidad virtual, insultamentente real, sin poder apagar mi ordenador ni dejar de escuchar el rugir de mi disco duro, para enfrentarme aquello que me atenaza y me inculcó la persona que amaba, engendrada esa realidad de una infidelidad previa.

Quiero exponer en lo que es ahora mi vida, cuando careces de metas, trabajo y futuro, sabiendo que serás incapaz de curarte y remover la estirpa de la inmunodeficiencia adquirida.
En esos lares todo en ti se transforma, y aquellos sueños y fantasías perversos pueden dar rienda suelta ahora con la fuerza de una justificación necesaria.
La visión tan distinta de las cosas, la imposibilidad de desconectar y mandarlo todo al carajo sin exponerte a una muerte lenta, segura y agónica.

Nada me frena ahora.

Por cierto, que no he saludado, hola a todos de nuevo,

pitercito.
 
Arriba Pie