Psicología de la mujer. Bis: la vanidad en la mujer.

  • Iniciador del tema Iniciador del tema Werther
  • Fecha de inicio Fecha de inicio

Werther

RangoVeterano
Registro
16 Mar 2004
Mensajes
1.805
Reacciones
3
El Yo de las mujeres explica también su vanidad específica y ésta se dirige hacia lo que ella supone de máximo valor, es decir el mantenimiento, aumento y reconociemiento de la belleza corporal. La vanidad de la mujer es, pues, una complacencia que ella encuentra en su cuerpo. Pero ya aquí surge con máxima intensidad y con un excitante presentimiento la idea del hombre al cual pertenecerán algún día aquellos atractivos, y esto demuestra que la mujer podrá estar sola, pero jamás solitaria. Por otra parte, la vanidad femenina es también la necesidad de admirar, es más, de desear el cuerpo del hombre, excitado sexualmente.
Esta necesidad es tan fuerte que existen realmente muchas mujeres para las que tal admiración, llena de anhelo hacia el varón y de envidia para sus compañeras de sexo, basta para satisfacerlas completamente sin sentir otras necesidades. La vanidad femenina es, pues, una constante pleitesía a los demás, y las mujeres sólo viven pensando en las otras personas. También la sensibilidad de la mujer se refiere a este mismo punto. Nunca olvidará que alguien la haya encontrado fea, pues ella cree, a lo sumo, que es menos hermosa, cuando piensa en los triunfos de sus compañeras.
¿De dónde se deriva este tipo de vanidad femenina? Coincide con la falta del Yo inteligible, que siempre tiene un valor positivo absoluto, y encuentra su explicación en la carencia de un valor propio. Como no tienen un valor propio, intentan transformarse en objeto de la valoración de los demás, y así adquirir un valor para los extraños y ante los extraños, basándose en el deseo y admiración que despierten en ellos. La mujer , por el contrario, no se valora a sí misma como lo haría si tuviera una personalidad propia y fuera libre. Todo ser que posea un Yo sólo puede ser valorado por sí mismo y no por los demás. Las mujeres derivan siempre su valor de otros factores externos, de su dinero, del número de sus vestidos, de sus hijos y sobre todo de sus admiradores.
 
Werther rebuznó:
El Yo de las mujeres explica también su vanidad específica y ésta se dirige hacia lo que ella supone de máximo valor, es decir el mantenimiento, aumento y reconociemiento de la belleza corporal. La vanidad de la mujer es, pues, una complacencia que ella encuentra en su cuerpo. Pero ya aquí surge con máxima intensidad y con un excitante presentimiento la idea del hombre al cual pertenecerán algún día aquellos atractivos, y esto demuestra que la mujer podrá estar sola, pero jamás solitaria. Por otra parte, la vanidad femenina es también la necesidad de admirar, es más, de desear el cuerpo del hombre, excitado sexualmente.
Esta necesidad es tan fuerte que existen realmente muchas mujeres para las que tal admiración, llena de anhelo hacia el varón y de envidia para sus compañeras de sexo, basta para satisfacerlas completamente sin sentir otras necesidades. La vanidad femenina es, pues, una constante pleitesía a los demás, y las mujeres sólo viven pensando en las otras personas. También la sensibilidad de la mujer se refiere a este mismo punto. Nunca olvidará que alguien la haya encontrado fea, pues ella cree, a lo sumo, que es menos hermosa, cuando piensa en los triunfos de sus compañeras.
¿De dónde se deriva este tipo de vanidad femenina? Coincide con la falta del Yo inteligible, que siempre tiene un valor positivo absoluto, y encuentra su explicación en la carencia de un valor propio. Como no tienen un valor propio, intentan transformarse en objeto de la valoración de los demás, y así adquirir un valor para los extraños y ante los extraños, basándose en el deseo y admiración que despierten en ellos. La mujer , por el contrario, no se valora a sí misma como lo haría si tuviera una personalidad propia y fuera libre. Todo ser que posea un Yo sólo puede ser valorado por sí mismo y no por los demás. Las mujeres derivan siempre su valor de otros factores externos, de su dinero, del número de sus vestidos, de sus hijos y sobre todo de sus admiradores.

Te das cuenta de la sarta de gilipolleces que dices escondidas entre vocablos cultos para que no te entiendan?

Hay que joderse, los que van de cultos y son retardeds como que no eh?
 
Sacado de www.rae.es:

misógino, na.
(Del gr. μισόγυνος).
1. adj. Que odia a las mujeres, manifiesta aversión hacia ellas o rehúye su trato. U. m. c. s. m.


Real Academia Española © Todos los derechos reservados
 
Werther rebuznó:
El Yo de las mujeres explica bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla tengo nombre de caramelo bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla mi padre me violaba de pequeño y ahora q me gusta no me lo hace bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla mama ven a buscarme bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla .

RETARDED!!!
 
Lo que has dicho se puede aplicar a algunas mujeres pero generalizar es una gilipollez.
Por esa regla de tres el mundo tambien esta lleno de tios que solo salen con macizas para fardar o que se sienten realizados paseando su descapotable delante de todo el barrio. Y no hablo solo de jovenes, mas bien de adultos ya creciditos cuyo unico afan en la vida es aparentar delante de los demas.
 
YUMYUMWEANOWAI rebuznó:
Werther rebuznó:
El Yo de las mujeres explica también su vanidad específica y ésta se dirige hacia lo que ella supone de máximo valor, es decir el mantenimiento, aumento y reconociemiento de la belleza corporal. La vanidad de la mujer es, pues, una complacencia que ella encuentra en su cuerpo. Pero ya aquí surge con máxima intensidad y con un excitante presentimiento la idea del hombre al cual pertenecerán algún día aquellos atractivos, y esto demuestra que la mujer podrá estar sola, pero jamás solitaria. Por otra parte, la vanidad femenina es también la necesidad de admirar, es más, de desear el cuerpo del hombre, excitado sexualmente.
Esta necesidad es tan fuerte que existen realmente muchas mujeres para las que tal admiración, llena de anhelo hacia el varón y de envidia para sus compañeras de sexo, basta para satisfacerlas completamente sin sentir otras necesidades. La vanidad femenina es, pues, una constante pleitesía a los demás, y las mujeres sólo viven pensando en las otras personas. También la sensibilidad de la mujer se refiere a este mismo punto. Nunca olvidará que alguien la haya encontrado fea, pues ella cree, a lo sumo, que es menos hermosa, cuando piensa en los triunfos de sus compañeras.
¿De dónde se deriva este tipo de vanidad femenina? Coincide con la falta del Yo inteligible, que siempre tiene un valor positivo absoluto, y encuentra su explicación en la carencia de un valor propio. Como no tienen un valor propio, intentan transformarse en objeto de la valoración de los demás, y así adquirir un valor para los extraños y ante los extraños, basándose en el deseo y admiración que despierten en ellos. La mujer , por el contrario, no se valora a sí misma como lo haría si tuviera una personalidad propia y fuera libre. Todo ser que posea un Yo sólo puede ser valorado por sí mismo y no por los demás. Las mujeres derivan siempre su valor de otros factores externos, de su dinero, del número de sus vestidos, de sus hijos y sobre todo de sus admiradores.

Te das cuenta de la sarta de gilipolleces que dices escondidas entre vocablos cultos para que no te entiendan?

Hay que joderse, los que van de cultos y son retardeds como que no eh?

a ver,explicame donde ves tu esas sarta de gilipolleces.yo solo veo verdades como puños.ahora,si tu no tienes suficiente capacidad para analizar a las mujeres que se cruzan contigo,ese es tu problema.
sinosuko,no se puede generalizar y si se puede generalizar.yo creo que la mayoria de las mujeres son como se describen aqui con muy pocas excepciones.
 
zappiano rebuznó:
YUMYUMWEANOWAI rebuznó:
Werther rebuznó:
El Yo de las mujeres explica también su vanidad específica y ésta se dirige hacia lo que ella supone de máximo valor, es decir el mantenimiento, aumento y reconociemiento de la belleza corporal. La vanidad de la mujer es, pues, una complacencia que ella encuentra en su cuerpo. Pero ya aquí surge con máxima intensidad y con un excitante presentimiento la idea del hombre al cual pertenecerán algún día aquellos atractivos, y esto demuestra que la mujer podrá estar sola, pero jamás solitaria. Por otra parte, la vanidad femenina es también la necesidad de admirar, es más, de desear el cuerpo del hombre, excitado sexualmente.
Esta necesidad es tan fuerte que existen realmente muchas mujeres para las que tal admiración, llena de anhelo hacia el varón y de envidia para sus compañeras de sexo, basta para satisfacerlas completamente sin sentir otras necesidades. La vanidad femenina es, pues, una constante pleitesía a los demás, y las mujeres sólo viven pensando en las otras personas. También la sensibilidad de la mujer se refiere a este mismo punto. Nunca olvidará que alguien la haya encontrado fea, pues ella cree, a lo sumo, que es menos hermosa, cuando piensa en los triunfos de sus compañeras.
¿De dónde se deriva este tipo de vanidad femenina? Coincide con la falta del Yo inteligible, que siempre tiene un valor positivo absoluto, y encuentra su explicación en la carencia de un valor propio. Como no tienen un valor propio, intentan transformarse en objeto de la valoración de los demás, y así adquirir un valor para los extraños y ante los extraños, basándose en el deseo y admiración que despierten en ellos. La mujer , por el contrario, no se valora a sí misma como lo haría si tuviera una personalidad propia y fuera libre. Todo ser que posea un Yo sólo puede ser valorado por sí mismo y no por los demás. Las mujeres derivan siempre su valor de otros factores externos, de su dinero, del número de sus vestidos, de sus hijos y sobre todo de sus admiradores.

Te das cuenta de la sarta de gilipolleces que dices escondidas entre vocablos cultos para que no te entiendan?

Hay que joderse, los que van de cultos y son retardeds como que no eh?

a ver,explicame donde ves tu esas sarta de gilipolleces.yo solo veo verdades como puños.ahora,si tu no tienes suficiente capacidad para analizar a las mujeres que se cruzan contigo,ese es tu problema.
sinosuko,no se puede generalizar y si se puede generalizar.yo creo que la mayoria de las mujeres son como se describen aqui con muy pocas excepciones.

Claro que hay muchas mujeres asi, pero yo no me atrevo a decir que sean la mayoria o minoria, es que no lo se. Yo hablo por mi experiencia, conozco muchas que rompen ese molde, por eso lo digo. Cada persona es un mundo y no se pueden dar juicios generales asi tan a la ligera por muy bonitos que queden.
 
Estimado amigo Werther.

Sus posts son siempre:

UN PLOMO DE COJONES

Antes de que me llame deficiente, tal y como gusta hacer, sepa que efectivamente lo soy, lo que no le exime de que sus posts sean:

UN PLOMO DE COJONES

Siempre suyo Anatolio Vercetti.
 
Con que te diga que no existe un YO especifico de la mujer ya te desmonto toda la parrafada, cuando el YO significa la forma de vernos a nosotros mismos, ya que la forma en la que nos ven ya no es un YO.

Sigue siendo una gilipollez meter a la gente en el mismo saco, todos los negros son malos, los blancos son racistas, los hombres son tontos y las mujeres frigidas...seguimos o paramos de decir tonterias?
 
Arriba Pie