Los peligros de vivir solo en Japón.

ichi is back

RangoVeterano
Registro
4 Jun 2004
Mensajes
1.549
Reacciones
0
TOKIO, jun 10 (Reuters) -- El esqueleto de un japonés vestido con pijama fue encontrado en un apartamento 20 años después de que falleciera en soledad.

El esqueleto fue hallado sobre un mohoso sofá-cama a inicios de junio, cuando unos trabajadores encargados de derribar el edificio vacío entraron en el apartamento del segundo piso donde había vivido el hombre, informaron medios el jueves.

Sobre la mesa de la cocina había un diario con fecha del 20 de febrero de 1984.

La policía cree que el hombre, un empleado de la empresa que construyó los apartamentos en 1973, se mudó al inmueble después de que el edificio quedara prácticamente vacío cuando la firma que lo administraba se declarara en bancarrota, dijeron las informaciones.

El hombre, entonces de 57 años, divorciado y con hijos, de pronto dejó de acudir al trabajo hace dos décadas pero ningún familiar se preocupó de reclamar a la policía que lo buscara.

"Ni siquiera tenía idea de que el apartamento existiera", dijo un vecino de 65 años, citado por el diario Yomiuri Shimbun.
 
como dijo un gran filósofo griego : teeeeeee cagassssssssssss

20 años.. que se dice pronto.. los hijos se pensarían que le tocó la loto al pobre hombre este?
 
Se moriría de angustia, los apartamentos son realmente enanos en Tokio. Pobre hombre :(
 
Uhm, me da miedo terminar así en mi casita azul. Si ven que dejo de postear 5 minutos, avisen a la policía.

Buenas Tardes.
 
Hombre, yo preferiria morir en mi casa y que fuera mi sepulcro, ahi con mi tele, mi ordenata, mi cama y mis cosas...antes que tener que ser una carga o un negocio despues de muerto, ya quisiera tener una muerte asi (no en soledad por supuesto) ni tener que estar encerrado en un ataud como una sardina en lata.
 
Y nadie ha olido en 20 años el pestazo?
 
ichi1.jpg
 
Benito rebuznó:
Y nadie ha olido en 20 años el pestazo?

La muerte sucedió en febrero. En verano hubiera sido mucho peor. El año pasado murió en junio, unos pisos más abajo, un individuo que también vivía solo, y nadie le echó en falta hasta pasados varios días, cuando el hedor se hizo insoportable. Primero se llevaron el cuerpo, pero dejaron su casa sin limpiar durante un fin de semana entero. El olor de la muerte no se parece a ningún otro, es imposible de describir. Creo que el trabajo de los sanitarios municipales no se valora como es debido. Recoger los restos putrefactos de un cuerpo en descomposición no debe de ser tarea agradable.
 
Arriba Pie