IRON MAIDEN: Análisis discográfico

Angulo

RangoAsiduo
Registro
19 Jun 2020
Mensajes
904
Reacciones
1.777
Vaya dos pelotaris vascos los de aquí arriba.

Discazo, de la primera nota a la última, suena tan fresco y auténtico que si me dijeran que fue grabado ayer me lo creería. No ha perdido ni un ápice de fuerza, energía y calidad a lo largo de estos 40 años, signo claro de que la buena música vencerá al tiempo y pasará a traves de los siglos perforando la puta historia.

Mi canción favorita: sin duda alguna "Murders in The Rue Morgue", tanto a nivel letrístico como musical. Esa intro de un minuto de duración me vuelve loco, y lo que sigue después es pura adrenalina punk de ritmo acelerado y sucio con una parte vocal llena de agresividad, para mí la mejor canción de los Maiden.

Siempre he pensado que el " Kill em all" era el "Killers" de Metallica, en ambos discos se perciben las mismas ganas de cuatro desarrapaos muertos de hambre con el ímpetu y rebeldía propio de la juventud y el ansia irrefrenable de comerse el mundo.

Le doy 10 de 10 al puto disco de los cojones.

P.D. Jódete @Pugachev
 

Jaeger

RangoClásico
Registro
14 Sep 2006
Mensajes
4.798
Reacciones
425
Yo solo diré que creo que Killers es el mejor tema de la banda

Cágame en el pecho, por favor.
 

Harpo

RangoForero del todo a cien
Registro
7 Jun 2019
Mensajes
173
Reacciones
116
Cada vez se pone mejor el hilo. Con ganas de leer el análisis de "The Number of the Beast", primer disco que escuché de la banda en mi adolescencia.
 

ignaciofdez

Most Scrolleable User EVER
Registro
27 Sep 2012
Mensajes
18.484
Reacciones
7.489
Mis bendisiones caro mod.
:bravo:
Menudo hilazo te has currado amiç
Como se suele, ó solía, decir, pollanmano esperamos una nueva entrega.

K☺rmaiden de yerro.
 

Pionono

RangoFreak
Registro
24 Jun 2006
Mensajes
9.652
Reacciones
2.742
@Empty Words deja de tocarte la polla y dale al siguiente disco de los Maiden, hijo de puta.

Con su venia, me gustaría compartir estos post en mi Facebook, lógicamente diré que son copia/pega, pero si quiere le cito con nombre y apellidos.
 

Empty Words

El pariento de Empta Worda
Moderador
Registro
8 Oct 2003
Mensajes
8.501
Reacciones
10.174
@Empty Words deja de tocarte la polla y dale al siguiente disco de los Maiden, hijo de puta.

Con su venia, me gustaría compartir estos post en mi Facebook, lógicamente diré que son copia/pega, pero si quiere le cito con nombre y apellidos.
Hijo de puta, estoy dando un margen de 7 días entre disco y disco para que podáis asimilar toda la información y que os adentréis en el disco de marras. Si ya has hecho tus deberes espera que el resto de retrasados se pongan al día.

Lo de tu Facebook con 3 o 4 amigos imaginarios haz lo que te salga del nabo. Yo no quiero méritos, que todos sean para el foro.
 

Pionono

RangoFreak
Registro
24 Jun 2006
Mensajes
9.652
Reacciones
2.742
Que por cierto no había comentado yo nada del tema Phantom of the Opera.

Es de esos que revisito a menudo, de esos que me reconcilia con la música.

Sin embargo, y esto es una opinión muy personal, a pesar de la costumbre me cuesta considerarlo un solo tema. A mí siempre me ha dado la sensación que es un mix de 3 temas que esta gente tenía en mente, los metieron en una cocktelera de locura y salió esta puta virguería tan bien ensamblada. El cambio que hay allá por el min 3:20 es un orgasmo, me cago en Dios.

Pero que vamos, pajas mil con estos cabronazos.
 
Última edición:

Empty Words

El pariento de Empta Worda
Moderador
Registro
8 Oct 2003
Mensajes
8.501
Reacciones
10.174
Que por cierto no había comentado yo nada del tema Phantom of the Opera.

Es de esos que revisito a menudo, de esos que me reconcilia con la música.

Sin embargo, y esto es una opinión muy personal, a pesar de la costumbre me cuesta considerarlo un solo tema. A mí siempre me ha dado la sensación que es un mix de 3 temas que esta gente tenía en mente, los metieron en una cocktelera de locura y salió esta puta virguería tan bien ensamblada. El cambio que hay allá por el min 3:20 es un orgasmo, me cago en Dios.

Pero que vamos, pajas mil con estos cabronazos.
Es que a partir de ese tema en concreto, Harris sobre todo, se pasó los estándares musicales de estrofa/estribillo/estrofa/estribillo/solo/estribillo por la punta de la polla. En un mismo tema como bien dices podía haber 3 o 4 diferentes, o incluso algunos temas no tenían estribillo.

Es sus temas largos se pueden ver muestras de la forma que tiene en desarrollar los temas, pero el más claro es "When the Wild Winds Blow" de "The Final Frontier", o incluso "The Rime of the Ancient Mariner" del "Powerslave" donde hay dos temas completamente diferenciados unidos de una forma magistral... y ahí es donde reside la magia, la unión sin que parezca una ñapa.
 

Leon78

RangoForero del todo a cien
Registro
21 Feb 2021
Mensajes
260
Reacciones
129
Pedazo de hilo, gran trabajo.
Me cojo birra y me pongo los discos, waiting for moarrrrrr
 

Empty Words

El pariento de Empta Worda
Moderador
Registro
8 Oct 2003
Mensajes
8.501
Reacciones
10.174
Saludos a los Maidenbelievers: @Spawner @liachu69 @Argail @Angulo @cocreta2000 @Harpo @Pionono @Pugachev @Jaeger @Retraso Deluxe @Jaeger @Leon78 @ignaciofdez

IRON MAIDEN - "The Number Of The Beast" - 1982
1637772291730.jpeg


Llegamos al momento crucial con la entrada del polifacético Bruce Dickinson en la banda como vocalista. Bruce cantaba en la banda SAMSON, con los que grabó dos discos. Recordemos que el tema instrumental "The Ides Of March", como ya comentamos en la reseña de "Killers", fue compuesto a pachas entre Paul Samson (SAMSON) y Harris, así que ya había una conexión entre ambas bandas.

A finales de 1981, con la exitosa gira de "Killers" recién acabada, Harris y el manager Rod Smalwood tienen claro que DiAnno se iba a convertir en un lastre. Su actitud, sus adicciones y su personalidad no encajaban en la idea que tenían de cómo llevar a IRON MAIDEN. Aún con DiAnno en la banda, ya le habían echado un ojo al cantante de SAMSON. El caso es que no está claro si ya le tenían echado el guante antes de largar a Paul. DiAnno estaba fuera en septiembre de 1981, y Dickinson estaba en la banda en octubre del mismo año estrenándose en directo ese mes en Italia sin casi tiempo de ensayar.

Ventajas del cambio: Bruce tenía un poderío vocal, una versatilidad y unos matices que DiAnno no podía ni soñar. Su aspecto y forma de moverse por el escenario eran más propios de una estrella del Heavy Metal que de un macarra en una banda punk.
Inconvenientes: el cambio era demasiado radical y había el temor de que los fans les dieran la espalda.

No en vano, si os fijáis, hijos de puta, que me tenéis hasta la polla, cuando a mediados de los 90 entró Blaze, su voz nada tenía que ver con la de Bruce. Pudiendo fichar a un clon, Harris prefirió hacer borrón y cuenta nueva.

Harris pudo apreciar el poderio de Bruce, y las canciones del próximo disco fueron compuestas pensando en él y en su mayor versatilidad. Ni de coña, y esto no lo digo yo, el forero con 12 cm de rabo, lo dijo Martin Brich, DiAnno no podría haber cantado jamás en la puta vida los temas tan exigentes que había en "The Number Of The Beast".

En la composición de los temas ya empezó a participar Smith dando su toque más comercial, e incluso en uno el bueno de Clive. De Dickinson no hay créditos, pero cuentan las malas lenguas que si que hay letras suyas, pero no pudo firmarlas porque aún tenía contrato con SAMSON y si eso sucedía le podían demandar, mierdas contractuales que nunca han acabado de estar del todo claras, pero el caso es que en el cambio de imagen y de temática en su lírica, estoy convencido de que Bruce tuvo bastante que ver.

Su lírica pasó de la violencia, asesinatos y dramas, a un rollo más fantasioso, con muchas menciones al diablo y a una imagen más claramente influenciada por el maligno, lo cual les trajo algunas criticas feroces que a la postre les fueron de perlas. También se alimentó durante años la leyenda que durante la grabación del trabajo pasaron cosas extrañas, como que las luces se apagaban y se encendían solas, que el equipo de grabación se rompió sin motivo aparente, y que Martin Birch se estrelló con su coche contra un autobús lleno de monjas. El rizo fue que la factura de los desperfectos del coche fueron 666 libras. Todo esto está muy bien explicado en el documental que editaron hace algunos años sobre la grabación de este disco que podéis ver en YouTube.

El disco fue un antes y un después en la banda. En primera instancia, y sobre todo (he puesto sobre todo separado, pero yo y vosotros seguimos siendo subnormales) en su zona de Londres, la gente no aceptó a Bruce. Por su tono chillón y escandaloso, lo apodaron "Air Raid Siren", sirena anti-aérea. El caso es que en el resto de Europa e incluso en EEUU lo aceptaron con los brazos abiertos. Además, en EEUU varios grupos conservadores se dedicaron a quemar los trabajos de IRON MAIDEN por satánicos, y lo hacían a martillazos, ya que si los quemaban no sabían que podía pasar con el humo que desprendiera esos vinilos... real, así estamos, joder. En su gira por USA fueron víctimas de boicots y de manifestaciones... resultado, pues todo lo contrario de lo que pretendían estos grupos fachas religiosos.

Con su primer single, el exitoso "Run to the Hills", el disco fue número 1 en Inglaterra. Empezaban las portadas en revistas, las giras, el dinero, contratos, escenarios más grandes. IRON MAIDEN estaba preparado para conquistar el planeta, y bajo el brazo llevaba uno de los mejores trabajos de Heavy Metal jamás publicados.

De este trabajo solo tengo 13 ediciones diferentes. Solo destacar el Picture disc, una pieza muy codiciada, y el primero oficial que editó la bada. Obsérvese que una cinta de cassette y uno de los vinilos donde pone en la portada "El Número de la Bestia" con dos cojones. La edición japonesa de abajo a la izquierda en cd aún está precintada.

03 - The Number Of The Beast.jpeg


Vamos a los temas.

La cosa empieza frenética con "Invaders" y el irresistible redoble de Clive con el bajo de Harris en primer plano. La melodía inicial ya nos trae cambios, más velocidad, más melodía, más técnica, más potencia... joderos todos. Bruce ataca como una puta bestia en la primera estrofa: vocalización perfecta, armonización, subidas de locos... este tema es uno de los pocos marginados de este disco, Harris nunca estuvo contento con el resultado final, pero la falta de tiempo les apuraba y esto es lo que había. A destacar el solo inicial y el riff que sujeta el tema durante todo su minutaje. También destaco a Burr en el segundo solo de Murray con unos redobles con timbales que tiran de espaldas. El trabajo de Clive en este disco ya alcanzó cotas de locura. No en vano los cambios de ritmo más afamados de la banda salieron de sus baquetas... ya llegaremos.

"Children Of The Damned" es la siguiente, en un inicio muy extraño, con un tema más armónica en un medio tiempo. Aquí la mando de Dickinson se ve de lejos en la composición aunque en los créditos no pueda aparecer. Y lo digo por la temática de las letras, más alegóricas, históricas, conceptuales... ya que hasta este momento eran más directas. El tema, fascinante. Estrofa lenta, muy lenta sobre un arpegio, y el estribillo es mágico, solo repite el título de la canción, pero el tono y el vibrato de Dickinson es una barbaridad. Posiblemente los seguidores con "Invaders" dudaron, pero con esto debieron caer como putas cucarachas pidiendo perdón. La primera parte del tema es el medio tiempo, luego dos golpes de caja y timbal nos traen otro tema, Bruce sube el tono, la melodía armónica aparece, intensidad, magia, tu puta madre, la mía también, y parte instrumental apoteósica con Smith-Murray sacándose la chorra, los ritmos de Burr redoblando charles/caja y el redoble final mientras Dickinson tarareando la estrofa son fuera de lo normal. Un ensamblaje perfecto para un tema épico.

"The Prisioner" fue inspirada por una serie británica del mismo nombre, y el dialogo del inicio del tema está sacada del primer capítulo de dicha serie. Percatáos en la perfección de este tema, pese a no ser uno de los más afamados, (lo recuperaron, eso yes, en la gira de "Seventh son..."). Estrofa, puente, estribillo, cada uno con unas líneas musicales totalmente diferentes... fijaos en el estribillo, en la línea de Harris y la guitarra, están totalmente desacompasados y suenan de muerte, se sustenta de forma jodidamente brillante por Clive. Este tema fue compuesto por Smith/Harris, y si está Smith por el medio, siempre pasan cosas buenas. Tiene ese puntito comercial que a veces Harris no sabe exprimir. Final del segundo estribillo, consabido redoble de Clive, y empieza la parte instrumental, un riff sencillo, diferente al de la estrofa, y ojo al golpe de caja y como sin darnos cuenta nos metemos en el solo, es como si nos metieran una farola por el culo y nosotros seguimos andando como si nada. La estructura de la parte instrumental de Clive es muy similar a la que luego empleó en "Hallowed be thy Name".

Llegamos al final de la cara A con uno de mis cortes favoritos y que sigue la historia de esa prostituta llamada Charlotte: "22 Acacia Avenue", de Harris/Smith. La estructura de este tema la tenía escrita Smith desde hace años en su banda Urchin, pero Harris le dio la vuelta y salió esta maravilla. De estructura muy pesada, jodidamente pesada, es como si bajaran algún tono en el concepto general del disco, pero Dickinson aquí se sale... ya no es que cante, es que está interpretando. La primera vez que escuché este tema en directo fue en la gira de reunión del año 1999... lloré como una puta niña. Segunda estrofa, cambio de ritmo, riff cortante y Bruce desatado gritando y llevando cada verso al paroxismo, con una capacidad torácica al alcance de poquitos, muy poquitos, y aquí es donde llegamos al estribillo que se va a tatuar en tu puta cabeza: "22, the Avenue, that's the place where we all go...". Parte instrumental, frenazo de golpe, recordando a los temas más calmados de su primer disco, pausa, fade, tensión, tracatá y Harris ametralla con su dum dum dum hasta llegar al extasis en un final apoteósico. Escuchar este trabajo me resulta agotador, es tanta la tensión que me genera que acabo destrozado.

El tema homónimo abre la cara B, "The Number of the Beast" empieza con una especie de rezo recitado por el actor Barry Clayton; tema de Harris inspirado en la película "Damian", fue la excusa perfecta para tacharlos de satánicos y tal y cual, lo cual, válgame, les fue harto bien para darse a conocer entre la chavalería. Riff sencillo e icónico, susurros de Dickinson, y grito demoledor de Air Raid Siren. Completamente irresistible, quién cojones puede negarse a cantar eso de "666...", nadie joder. Bruce pletórico, las guitarras aquí mas elevadas, incluso apagando a Harris, Martin sabía cómo darle a cada canción su dosis justa, un equilibrio perfecto. Los dos singles son temas básicos de estrofa/estribillo..., el solo de Murray tiene un aire muy JUDAS PRIEST en la sonorización, y la vuelta a la estrofa es marca de la casa con un cuasi solo de bajo que introduce nuevamente a Bruce en la estrofa final.

"Run To The Hills" fue el pelotazo, y nunca lo entendí, quizás porque la han seguido arrastrando en todos sus conciertos, sus recopilatorio, sus directos, una vez tras otra... me ha acabado resultando muy cansina. Sí, el riff al galope y el tempo son espectaculares, pero el estribillo me resulta muy pesado. Lo mejor, el inicio de Clive y la intro de guitarras mientras Bruce nos adentra en la historia de los indios puteados. Harris sin saberlo se sacó de la manga un tema que conectó con un gran público que abrazó a la banda sin dudarlo. A destacar también las guitarras y el ritmo de Clive durante la estrofa, y sí, el estribillo es cansino, pero el tono de Bruce es inhumano. Curiosos son los coros de ese estribillo, nada habituales en la banda, prestad atención.

Y vamos con un tema menor, quizás el menor de los temas menores, "Gangland" de Smith/Burr. El caso es que inicialmente, para el disco se pensaba en meter "Total Eclipse" que fue la cara B de un single, pero con las prisas al final decidieron meter esta, lo cual a la postre fue un error y de lo cual siempre se arrepintieron. El tema se inicia con un solo de Burr de locura, con mucho rollo jazz acelerado. El riff es muy sencillo, y la estrofa de Bruce bueno, creo que merecía algo más de trabajo. A nivel compositivo destaco la parte instrumental, con un casi arpegio que nos adentra en un solo muy potente y el puente antes del solo donde Bruce se despliega totalmente.

Y cerramos el trabajo con la obra maestra e inmortal "Hallowed Be Thy Name" de Harris. El tema explica los pensamientos de un condenado justo antes de ir a la horca. Desgarradora, y es inevitable analizarla por partes. La primera, unas campanas y una acústica, casi en una marcha fúnebre, abren paso a Dickinson que interpreta el dolor y la melancolía del condenado. "The Sands of time for me are running loooooooooooow"... brutal la delicadeza con la que entra el riff principal mientras Dickinson se vuelve a sacar el micro penis. El nivel compositivo y de ejecución de este tema es tan brutal que es que me siento mierdoso de comentar una puta mierda. Dickinson desnuda su voz en la primera estrofa, luego entra el resto de la banda, fijaos en el trabajo de cada uno, en las rítmicas, en el machaque de Harris, en la batería impecable, en las delicada armonías que adornan y colorean el tema hasta la parte instrumental. Aquí ya Clive directamente nos manda a tomar por culo. Se repite armonía doblada a dos guitarras, vuelve Bruce con la estrofa subiendo el tono, se acerca el momento de la horca, se acerca el momento de absoluta pleitesía a la banda más grande del planeta. Los cambios de ritmo que se saca de la polla Clive no son ni medio normales, y tras la parte de los solos, la vuelta a la armonía principal con un redoble de Clive... quizás es el mejor cambio de ritmo de la historia? pues sí, quizás. Absolutamente alucinante. Jamás me cansaré de escuchar esta puta obra maestra, tú tampoco hijo de puta, si es que tienes alma.


Vamos con los singles que trajo consigo este disco:

03 - The Number Of The Beast singles.jpeg

Curiosidades, el 7" de "Run to the Hills" picture, y uno de los 7" firmados por Dickinson. De este trabajo sacarían dos singles, lo cual sería ya la tónica habitual en todos sus trabajos hasta "Seventh Son..." donde editaron cuatro. Tanto "Run to the Hills" como "The Number...." salieron tanto en 7" como en 12", y ambas ediciones tenían los mismos temas.

El primero en salir fue "Run To The Hills", un mes antes de la edición del disco. En la cara B estaba "Total Eclipse", el tema que debió estar en lugar de "Gangland" según la banda. "Total Eclipse" es un tema más rockero, por eso nunca vi con malos ojos que fuera una cara B. Fijaos en el riff principal, tiene un aire muy r'n'r que no encajaba con el resto del trabajo. Ahora bien, la calidad del tema reside en el estribillo, que aparece tras el segundo puente tras la segunda estrofa, Dickinson cambia el tono elevando el nivel, los adornos de las guitarras son constantes en el tema, y la entrada de los solos muy convulsa, muy de locura. Me recuerda a los temas del primer trabajo, no sé lo que opináis vosotros... quizás este hecho fue el que les hizo desecharlo. Tras la parte instrumental Bruce vuelve con otra melodía para enlazarla con la estrofa y riff principal.

El segundo single fue para el tema "The Number Of The Beast", y en su cara B había una versión en directo de "Remember Tomorrow" grabada en Italia, si no era el primer concierto de Dickinson, era el segundo o tercero. Bruce le da un toque operístico y épico a la canción dándole la vuelta y la verdad, readaptándola a su estilo.

Números 1, giras por todo el planeta, éxito... el nivel de profesionalización y compromiso que se necesitaba para sobrellevar semejante maquinaria era desorbitado. Burr para aguantar o por vicio, le daba bastante a la botella. No llegaba a los niveles de DiAnno, pero Harris no quería volver a pasar por lo mismo, así que decidió echarlo de la banda tras un par de conciertos con algunos fallos que el nivel de exigencia de Harris no podía permitir.

Fue enternecedor como Clive nunca entendió el motivo del porqué lo echaron, dijo que IRON MAIDEN era su vida. Pero jamás, jamás echó mierda sobre la banda, al contrario. Cuando tuvo fibromialgia, la banda se volcó para costear su tratamiento y homenajearlo. Clive murió un 12 de marzo de 2013, dejando para la historia tres trabajos impecableS y unos cambios de ritmo que solo alguien como él podía sacarse de la manga.

Este disco es historia de la música. No se puede añadir nada más.
 

Pionono

RangoFreak
Registro
24 Jun 2006
Mensajes
9.652
Reacciones
2.742
Primero voy a decir que veo el nuevo post y se me pone la polla como el adamantium.

Segundo, ahora voy a leerlo para la paja posterior.
 

Angulo

RangoAsiduo
Registro
19 Jun 2020
Mensajes
904
Reacciones
1.777
"Solo tengo 13 ediciones diferentes", dice el menda :lol:
De este disco me quedo con " The Number of the Beast", "Run...", y "Hallowed...", el resto no me entran.
No has dicho nada de la producción, ¿No suena saturado o con un excesivo volumen en los tonos bajos? Escuchas "Lovedrive" de Scorpions,
que tiene una producción limpia y clara, por ejemplo, y luego este y se nota mucho ese sonido como envasado al vacío, no se si me explico.

Y otra cosa con la que no puedo es con el timbre de voz de Bruce "tengo cáncer de lengua de tanto comer coñitos de groupies" Dickinson. Si dejé de interesarme por este grupo fue en gran parte por eso.
 

Empty Words

El pariento de Empta Worda
Moderador
Registro
8 Oct 2003
Mensajes
8.501
Reacciones
10.174
"Solo tengo 13 ediciones diferentes", dice el menda :lol:
De este disco me quedo con " The Number of the Beast", "Run...", y "Hallowed...", el resto no me entran.
Le has dado las oportunidades necesarias a "22 Acacia Avenue"? a mí me parece una sobrada de tema, y "Prisioner" tiene una progresión muy chula.
No has dicho nada de la producción, ¿No suena saturado o con un excesivo volumen en los tonos bajos? Escuchas "Lovedrive" de Scorpions,
que tiene una producción limpia y clara, por ejemplo, y luego este y se nota mucho ese sonido como envasado al vacío, no se si me explico.
Interesante reflexión, te explicas perfectamente, entiendo lo que dices creo. Por un lado teníamos a uno de los mejores productores del momento (y de la historia según mi opinión) como era Martin Birch; por otro a una banda con un cantante nuevo y con unos temas que estaba hechos para explotar las posibilidades del cantante y para adentrarse en la experiencia que ya traían consigo tras tres años de giras y discos. Y había un factor que era determinante y era el que rompía el equilibrio: Steve Harris. Su bajo no es un bajo, es una guitarra más. En el disco hay partes en las estrofas, con unas rítmicas cojonudas que se ven apagadas por el bajo de Harris, para darle presencia; era el capo, Birch lo sabía, y buscó el equilibrio. El sonido MAIDEN está muy basado en ese tipo de sonido saturado, y a veces algunos riffs que son brillantes se quedan apagados.

La banda quería ir un paso más allá, el Heavy Metal en aquellos años tendía a la exageración: más potente, más alto, más rápido, más agresivo... y con Bruce tenían ese punto de exageración en los tonos que con DiAnno era imposible conseguir.
Y otra cosa con la que no puedo es con el timbre de voz de Bruce "tengo cáncer de lengua de tanto comer coñitos de groupies" Dickinson. Si dejé de interesarme por este grupo fue en gran parte por eso.
Bueno, creo que Bruce ahora mismo alcanza unos matices que en los 80 no tenía. Su voz ha envejecido bien. Bien es cierto que en este disco va a saco, la tonalidad a la que fueron escritos era una locura. Por eso tras la gira de "Powerslave" acabó completamente destrozado. La voz de Bruce tiene muchos matices, y hay que saberlos usar. Su timbre es característico, reconocible, portentoso, exagerado... si no te entra no te entra, pero la verdad es que conozco poca gente a la que le disguste el timbre de Bruce. A Halford en cierta medida le pasa lo mismo, que la gente quiere agudos, pero tiene unos tonos graves que son maravillosos, pero con tanto grave se ha jodido la voz para siempre.
 

Angulo

RangoAsiduo
Registro
19 Jun 2020
Mensajes
904
Reacciones
1.777
Le has dado las oportunidades necesarias a "22 Acacia Avenue"? a mí me parece una sobrada de tema, y "Prisioner" tiene una progresión muy chula.

Interesante reflexión, te explicas perfectamente, entiendo lo que dices creo. Por un lado teníamos a uno de los mejores productores del momento (y de la historia según mi opinión) como era Martin Birch; por otro a una banda con un cantante nuevo y con unos temas que estaba hechos para explotar las posibilidades del cantante y para adentrarse en la experiencia que ya traían consigo tras tres años de giras y discos. Y había un factor que era determinante y era el que rompía el equilibrio: Steve Harris. Su bajo no es un bajo, es una guitarra más. En el disco hay partes en las estrofas, con unas rítmicas cojonudas que se ven apagadas por el bajo de Harris, para darle presencia; era el capo, Birch lo sabía, y buscó el equilibrio. El sonido MAIDEN está muy basado en ese tipo de sonido saturado, y a veces algunos riffs que son brillantes se quedan apagados.

La banda quería ir un paso más allá, el Heavy Metal en aquellos años tendía a la exageración: más potente, más alto, más rápido, más agresivo... y con Bruce tenían ese punto de exageración en los tonos que con DiAnno era imposible conseguir.

Bueno, creo que Bruce ahora mismo alcanza unos matices que en los 80 no tenía. Su voz ha envejecido bien. Bien es cierto que en este disco va a saco, la tonalidad a la que fueron escritos era una locura. Por eso tras la gira de "Powerslave" acabó completamente destrozado. La voz de Bruce tiene muchos matices, y hay que saberlos usar. Su timbre es característico, reconocible, portentoso, exagerado... si no te entra no te entra, pero la verdad es que conozco poca gente a la que le disguste el timbre de Bruce. A Halford en cierta medida le pasa lo mismo, que la gente quiere agudos, pero tiene unos tonos graves que son maravillosos, pero con tanto grave se ha jodido la voz para siempre.
No recuerdo que las dos canciones que mencionas me hicieran mella, no sé, le daré unas cuantas escuchas a ver.

En el tema de la producción todo aclarado, eres una enciclopedia con patas.

Sin embargo, Rob Halford, pese a ser un mariconsón mu gordo me gusta su timbre y su forma de entonar e interpretar las canciones, tanto en graves como en agudos.Es una cuestión de gusto claramente.
Lo raro es que todavía lleguen a todas las notas, tienen los dos más años que un bosque y llevan toda la vida forzando la voz.
 

DonHermenegildo

RangoBaneado
Registro
2 Abr 2020
Mensajes
577
Reacciones
259
Mi puta asignatura pendiente: los Iron Maiden. De hecho me puedes poner sus canciones más típicas y las conozco pero no sé que son de ellos. ¿Me recomendáis algún disco por el que empezar?
 

Harpo

RangoForero del todo a cien
Registro
7 Jun 2019
Mensajes
173
Reacciones
116
Mi puta asignatura pendiente: los Iron Maiden. De hecho me puedes poner sus canciones más típicas y las conozco pero no sé que son de ellos. ¿Me recomendáis algún disco por el que empezar?
Éste que nos acaba de reseñar el señor @Empty Words es una excelente opción. A mí también me parece muy accesible el disco en directo que grabaron para la gira del "Brave New World" en el festival Rock in Rio de 2001.
 

liachu69

Disléxico y gallego
Rango
Registro
11 Mar 2005
Mensajes
26.266
Reacciones
6.912
Saludos a los Maidenbelievers: @Spawner @liachu69 @Argail @Angulo @cocreta2000 @Harpo @Pionono @Pugachev @Jaeger @Retraso Deluxe @Jaeger @Leon78 @ignaciofdez

IRON MAIDEN - "The Number Of The Beast" - 1982
Ver el archivos adjunto 98387

Llegamos al momento crucial con la entrada del polifacético Bruce Dickinson en la banda como vocalista. Bruce cantaba en la banda SAMSON, con los que grabó dos discos. Recordemos que el tema instrumental "The Ides Of March", como ya comentamos en la reseña de "Killers", fue compuesto a pachas entre Paul Samson (SAMSON) y Harris, así que ya había una conexión entre ambas bandas.

A finales de 1981, con la exitosa gira de "Killers" recién acabada, Harris y el manager Rod Smalwood tienen claro que DiAnno se iba a convertir en un lastre. Su actitud, sus adicciones y su personalidad no encajaban en la idea que tenían de cómo llevar a IRON MAIDEN. Aún con DiAnno en la banda, ya le habían echado un ojo al cantante de SAMSON. El caso es que no está claro si ya le tenían echado el guante antes de largar a Paul. DiAnno estaba fuera en septiembre de 1981, y Dickinson estaba en la banda en octubre del mismo año estrenándose en directo ese mes en Italia sin casi tiempo de ensayar.

Ventajas del cambio: Bruce tenía un poderío vocal, una versatilidad y unos matices que DiAnno no podía ni soñar. Su aspecto y forma de moverse por el escenario eran más propios de una estrella del Heavy Metal que de un macarra en una banda punk.
Inconvenientes: el cambio era demasiado radical y había el temor de que los fans les dieran la espalda.

No en vano, si os fijáis, hijos de puta, que me tenéis hasta la polla, cuando a mediados de los 90 entró Blaze, su voz nada tenía que ver con la de Bruce. Pudiendo fichar a un clon, Harris prefirió hacer borrón y cuenta nueva.

Harris pudo apreciar el poderio de Bruce, y las canciones del próximo disco fueron compuestas pensando en él y en su mayor versatilidad. Ni de coña, y esto no lo digo yo, el forero con 12 cm de rabo, lo dijo Martin Brich, DiAnno no podría haber cantado jamás en la puta vida los temas tan exigentes que había en "The Number Of The Beast".

En la composición de los temas ya empezó a participar Smith dando su toque más comercial, e incluso en uno el bueno de Clive. De Dickinson no hay créditos, pero cuentan las malas lenguas que si que hay letras suyas, pero no pudo firmarlas porque aún tenía contrato con SAMSON y si eso sucedía le podían demandar, mierdas contractuales que nunca han acabado de estar del todo claras, pero el caso es que en el cambio de imagen y de temática en su lírica, estoy convencido de que Bruce tuvo bastante que ver.

Su lírica pasó de la violencia, asesinatos y dramas, a un rollo más fantasioso, con muchas menciones al diablo y a una imagen más claramente influenciada por el maligno, lo cual les trajo algunas criticas feroces que a la postre les fueron de perlas. También se alimentó durante años la leyenda que durante la grabación del trabajo pasaron cosas extrañas, como que las luces se apagaban y se encendían solas, que el equipo de grabación se rompió sin motivo aparente, y que Martin Birch se estrelló con su coche contra un autobús lleno de monjas. El rizo fue que la factura de los desperfectos del coche fueron 666 libras. Todo esto está muy bien explicado en el documental que editaron hace algunos años sobre la grabación de este disco que podéis ver en YouTube.

El disco fue un antes y un después en la banda. En primera instancia, y sobre todo (he puesto sobre todo separado, pero yo y vosotros seguimos siendo subnormales) en su zona de Londres, la gente no aceptó a Bruce. Por su tono chillón y escandaloso, lo apodaron "Air Raid Siren", sirena anti-aérea. El caso es que en el resto de Europa e incluso en EEUU lo aceptaron con los brazos abiertos. Además, en EEUU varios grupos conservadores se dedicaron a quemar los trabajos de IRON MAIDEN por satánicos, y lo hacían a martillazos, ya que si los quemaban no sabían que podía pasar con el humo que desprendiera esos vinilos... real, así estamos, joder. En su gira por USA fueron víctimas de boicots y de manifestaciones... resultado, pues todo lo contrario de lo que pretendían estos grupos fachas religiosos.

Con su primer single, el exitoso "Run to the Hills", el disco fue número 1 en Inglaterra. Empezaban las portadas en revistas, las giras, el dinero, contratos, escenarios más grandes. IRON MAIDEN estaba preparado para conquistar el planeta, y bajo el brazo llevaba uno de los mejores trabajos de Heavy Metal jamás publicados.

De este trabajo solo tengo 13 ediciones diferentes. Solo destacar el Picture disc, una pieza muy codiciada, y el primero oficial que editó la bada. Obsérvese que una cinta de cassette y uno de los vinilos donde pone en la portada "El Número de la Bestia" con dos cojones. La edición japonesa de abajo a la izquierda en cd aún está precintada.

Ver el archivos adjunto 98385

Vamos a los temas.

La cosa empieza frenética con "Invaders" y el irresistible redoble de Clive con el bajo de Harris en primer plano. La melodía inicial ya nos trae cambios, más velocidad, más melodía, más técnica, más potencia... joderos todos. Bruce ataca como una puta bestia en la primera estrofa: vocalización perfecta, armonización, subidas de locos... este tema es uno de los pocos marginados de este disco, Harris nunca estuvo contento con el resultado final, pero la falta de tiempo les apuraba y esto es lo que había. A destacar el solo inicial y el riff que sujeta el tema durante todo su minutaje. También destaco a Burr en el segundo solo de Murray con unos redobles con timbales que tiran de espaldas. El trabajo de Clive en este disco ya alcanzó cotas de locura. No en vano los cambios de ritmo más afamados de la banda salieron de sus baquetas... ya llegaremos.

"Children Of The Damned" es la siguiente, en un inicio muy extraño, con un tema más armónica en un medio tiempo. Aquí la mando de Dickinson se ve de lejos en la composición aunque en los créditos no pueda aparecer. Y lo digo por la temática de las letras, más alegóricas, históricas, conceptuales... ya que hasta este momento eran más directas. El tema, fascinante. Estrofa lenta, muy lenta sobre un arpegio, y el estribillo es mágico, solo repite el título de la canción, pero el tono y el vibrato de Dickinson es una barbaridad. Posiblemente los seguidores con "Invaders" dudaron, pero con esto debieron caer como putas cucarachas pidiendo perdón. La primera parte del tema es el medio tiempo, luego dos golpes de caja y timbal nos traen otro tema, Bruce sube el tono, la melodía armónica aparece, intensidad, magia, tu puta madre, la mía también, y parte instrumental apoteósica con Smith-Murray sacándose la chorra, los ritmos de Burr redoblando charles/caja y el redoble final mientras Dickinson tarareando la estrofa son fuera de lo normal. Un ensamblaje perfecto para un tema épico.

"The Prisioner" fue inspirada por una serie británica del mismo nombre, y el dialogo del inicio del tema está sacada del primer capítulo de dicha serie. Percatáos en la perfección de este tema, pese a no ser uno de los más afamados, (lo recuperaron, eso yes, en la gira de "Seventh son..."). Estrofa, puente, estribillo, cada uno con unas líneas musicales totalmente diferentes... fijaos en el estribillo, en la línea de Harris y la guitarra, están totalmente desacompasados y suenan de muerte, se sustenta de forma jodidamente brillante por Clive. Este tema fue compuesto por Smith/Harris, y si está Smith por el medio, siempre pasan cosas buenas. Tiene ese puntito comercial que a veces Harris no sabe exprimir. Final del segundo estribillo, consabido redoble de Clive, y empieza la parte instrumental, un riff sencillo, diferente al de la estrofa, y ojo al golpe de caja y como sin darnos cuenta nos metemos en el solo, es como si nos metieran una farola por el culo y nosotros seguimos andando como si nada. La estructura de la parte instrumental de Clive es muy similar a la que luego empleó en "Hallowed be thy Name".

Llegamos al final de la cara A con uno de mis cortes favoritos y que sigue la historia de esa prostituta llamada Charlotte: "22 Acacia Avenue", de Harris/Smith. La estructura de este tema la tenía escrita Smith desde hace años en su banda Urchin, pero Harris le dio la vuelta y salió esta maravilla. De estructura muy pesada, jodidamente pesada, es como si bajaran algún tono en el concepto general del disco, pero Dickinson aquí se sale... ya no es que cante, es que está interpretando. La primera vez que escuché este tema en directo fue en la gira de reunión del año 1999... lloré como una puta niña. Segunda estrofa, cambio de ritmo, riff cortante y Bruce desatado gritando y llevando cada verso al paroxismo, con una capacidad torácica al alcance de poquitos, muy poquitos, y aquí es donde llegamos al estribillo que se va a tatuar en tu puta cabeza: "22, the Avenue, that's the place where we all go...". Parte instrumental, frenazo de golpe, recordando a los temas más calmados de su primer disco, pausa, fade, tensión, tracatá y Harris ametralla con su dum dum dum hasta llegar al extasis en un final apoteósico. Escuchar este trabajo me resulta agotador, es tanta la tensión que me genera que acabo destrozado.

El tema homónimo abre la cara B, "The Number of the Beast" empieza con una especie de rezo recitado por el actor Barry Clayton; tema de Harris inspirado en la película "Damian", fue la excusa perfecta para tacharlos de satánicos y tal y cual, lo cual, válgame, les fue harto bien para darse a conocer entre la chavalería. Riff sencillo e icónico, susurros de Dickinson, y grito demoledor de Air Raid Siren. Completamente irresistible, quién cojones puede negarse a cantar eso de "666...", nadie joder. Bruce pletórico, las guitarras aquí mas elevadas, incluso apagando a Harris, Martin sabía cómo darle a cada canción su dosis justa, un equilibrio perfecto. Los dos singles son temas básicos de estrofa/estribillo..., el solo de Murray tiene un aire muy JUDAS PRIEST en la sonorización, y la vuelta a la estrofa es marca de la casa con un cuasi solo de bajo que introduce nuevamente a Bruce en la estrofa final.

"Run To The Hills" fue el pelotazo, y nunca lo entendí, quizás porque la han seguido arrastrando en todos sus conciertos, sus recopilatorio, sus directos, una vez tras otra... me ha acabado resultando muy cansina. Sí, el riff al galope y el tempo son espectaculares, pero el estribillo me resulta muy pesado. Lo mejor, el inicio de Clive y la intro de guitarras mientras Bruce nos adentra en la historia de los indios puteados. Harris sin saberlo se sacó de la manga un tema que conectó con un gran público que abrazó a la banda sin dudarlo. A destacar también las guitarras y el ritmo de Clive durante la estrofa, y sí, el estribillo es cansino, pero el tono de Bruce es inhumano. Curiosos son los coros de ese estribillo, nada habituales en la banda, prestad atención.

Y vamos con un tema menor, quizás el menor de los temas menores, "Gangland" de Smith/Burr. El caso es que inicialmente, para el disco se pensaba en meter "Total Eclipse" que fue la cara B de un single, pero con las prisas al final decidieron meter esta, lo cual a la postre fue un error y de lo cual siempre se arrepintieron. El tema se inicia con un solo de Burr de locura, con mucho rollo jazz acelerado. El riff es muy sencillo, y la estrofa de Bruce bueno, creo que merecía algo más de trabajo. A nivel compositivo destaco la parte instrumental, con un casi arpegio que nos adentra en un solo muy potente y el puente antes del solo donde Bruce se despliega totalmente.

Y cerramos el trabajo con la obra maestra e inmortal "Hallowed Be Thy Name" de Harris. El tema explica los pensamientos de un condenado justo antes de ir a la horca. Desgarradora, y es inevitable analizarla por partes. La primera, unas campanas y una acústica, casi en una marcha fúnebre, abren paso a Dickinson que interpreta el dolor y la melancolía del condenado. "The Sands of time for me are running loooooooooooow"... brutal la delicadeza con la que entra el riff principal mientras Dickinson se vuelve a sacar el micro penis. El nivel compositivo y de ejecución de este tema es tan brutal que es que me siento mierdoso de comentar una puta mierda. Dickinson desnuda su voz en la primera estrofa, luego entra el resto de la banda, fijaos en el trabajo de cada uno, en las rítmicas, en el machaque de Harris, en la batería impecable, en las delicada armonías que adornan y colorean el tema hasta la parte instrumental. Aquí ya Clive directamente nos manda a tomar por culo. Se repite armonía doblada a dos guitarras, vuelve Bruce con la estrofa subiendo el tono, se acerca el momento de la horca, se acerca el momento de absoluta pleitesía a la banda más grande del planeta. Los cambios de ritmo que se saca de la polla Clive no son ni medio normales, y tras la parte de los solos, la vuelta a la armonía principal con un redoble de Clive... quizás es el mejor cambio de ritmo de la historia? pues sí, quizás. Absolutamente alucinante. Jamás me cansaré de escuchar esta puta obra maestra, tú tampoco hijo de puta, si es que tienes alma.


Vamos con los singles que trajo consigo este disco:

Ver el archivos adjunto 98386
Curiosidades, el 7" de "Run to the Hills" picture, y uno de los 7" firmados por Dickinson. De este trabajo sacarían dos singles, lo cual sería ya la tónica habitual en todos sus trabajos hasta "Seventh Son..." donde editaron cuatro. Tanto "Run to the Hills" como "The Number...." salieron tanto en 7" como en 12", y ambas ediciones tenían los mismos temas.

El primero en salir fue "Run To The Hills", un mes antes de la edición del disco. En la cara B estaba "Total Eclipse", el tema que debió estar en lugar de "Gangland" según la banda. "Total Eclipse" es un tema más rockero, por eso nunca vi con malos ojos que fuera una cara B. Fijaos en el riff principal, tiene un aire muy r'n'r que no encajaba con el resto del trabajo. Ahora bien, la calidad del tema reside en el estribillo, que aparece tras el segundo puente tras la segunda estrofa, Dickinson cambia el tono elevando el nivel, los adornos de las guitarras son constantes en el tema, y la entrada de los solos muy convulsa, muy de locura. Me recuerda a los temas del primer trabajo, no sé lo que opináis vosotros... quizás este hecho fue el que les hizo desecharlo. Tras la parte instrumental Bruce vuelve con otra melodía para enlazarla con la estrofa y riff principal.

El segundo single fue para el tema "The Number Of The Beast", y en su cara B había una versión en directo de "Remember Tomorrow" grabada en Italia, si no era el primer concierto de Dickinson, era el segundo o tercero. Bruce le da un toque operístico y épico a la canción dándole la vuelta y la verdad, readaptándola a su estilo.

Números 1, giras por todo el planeta, éxito... el nivel de profesionalización y compromiso que se necesitaba para sobrellevar semejante maquinaria era desorbitado. Burr para aguantar o por vicio, le daba bastante a la botella. No llegaba a los niveles de DiAnno, pero Harris no quería volver a pasar por lo mismo, así que decidió echarlo de la banda tras un par de conciertos con algunos fallos que el nivel de exigencia de Harris no podía permitir.

Fue enternecedor como Clive nunca entendió el motivo del porqué lo echaron, dijo que IRON MAIDEN era su vida. Pero jamás, jamás echó mierda sobre la banda, al contrario. Cuando tuvo fibromialgia, la banda se volcó para costear su tratamiento y homenajearlo. Clive murió un 12 de marzo de 2013, dejando para la historia tres trabajos impecable y unos cambios de ritmo que solo alguien como él podía sacarse de la manga.

Este disco es historia de la música. No se puede añadir nada más.
Solo diré que el the number of de beast fue el único tema que me.obsesiono hasta que aprendí a tocarlo!!!
 

Pionono

RangoFreak
Registro
24 Jun 2006
Mensajes
9.652
Reacciones
2.742
"Solo tengo 13 ediciones diferentes", dice el menda :lol:
Me he descojonado con lo mismo, qué hijo de puta. :lol:

@Empty Words cuando quieras una mamada, me avisas. :121: :121: :121:

"Number of the Beast" es un discazo, eso es inapelable. Para mí en este disco está "Hallowed by the name" y luego el resto. Es que es apabullante ese tema, inabarcable, una sacada de rabo minuto tras minuto. Como bien dices, lo de Burr es un locurón, no se si estaba mamao o qué pollas pero nadie en su sano juicio se mete en esos cambios de ritmo así por las buenas.

Soy muy fan de "Run to the hills", qué cojones, tema de los que funcionan de forma demoledora. Es verdad que es de los que se ha agotado a base de machacarlo, pero a mí me mola. Y creo que los Maiden le deben muchísimo a ese tema, que fue el que los lanzó a tomar por culo a la estratosfera planetaria. Y ellos lo saben. Que empieza siendo un medio tiempo y luego se pone a cabalgar marca de la casa nivel Dios, hostia puta, no te metas con este tema que te inflo a hostias.

Hablabas de "22 Acacia Avenue". Lo cierto es que pocos peros se le pueden poner al tema. Sencillamente es que no me llena, me parece "uno más", dicho esto con todas las comillas del mundo en un disco así de bueno.

"Number of the Beat" siempre he pensado que era el tema que ellos pensaban que iba a ser el pelotazo padre a nivel comercial, o sea, que ellos pensaban que este iba a ser lo que terminó siendo el "Run to the Hills". Que éste también funcionó de la hostia, pero ya me entiendes. De acuerdo contigo en que aquí las guitarras parecen Judas Priest por momentos. A mí me gusta mogollón, sobre todo el inicio cuando se marca la melodía y el ritmo con una sencillez aplastante a la par que irresistible.

En este disco también se puede apreciar por momentos, ahí comentábamos el caso del solo de "Number of the Beast", que el que luego se llamó "speed metal" estaba incipiente, aunque por fortuna los Maiden supieron mantenerse en su sitio sin esas exageraciones posteriores de otros grupos.
 
Arriba Pie